HISTORIA DE LA VILLA DE MERLO

Los primeros registros históricos de la región datan de principios del siglo XVI, toda la falda de las sierras de los Comechingones habían sido otorgadas por herencia a Tomas Fernandez, quien al morir en 1712 deja un sector importante en capellanía a los Padres Dominicos de San Luis. Además Don Tomas donó quinientas yeguas y otras tantas ovejas, ganado que se encontraba bajo el cuidado de Juan Pérez Moreno, administrador de las tierras y vecino de la estancia donde se instalarían los Dominicos. Entre 1720 y 1727, ya existía un importante asentamiento de vecinos.

Juan Perez fue el constructor de la Capilla Nuestra Señora del Rosario de Piedra Blanca. El 27 de mayo de 1795 sus herederos donaron 9 cuadras lindantes a la capilla para fundar la Villa de Merlo.
Don Juan fue enterrado en esta capilla al igual que toda su familia. Al instalarse los reverendos padres, bautizaron la estancia como “Piedra Blanca”. Lo primero que construyeron fue un molino de pan, que beneficiaba a todos los vecinos. La región de Cuyo dependía de la Capitanía General de Chile. A partir de la creación del Virreynato del Rio de la Plata, San Luis pasa a depender de la Gobernación de Córdoba del Tucumán. El 23 de junio de 1794 Juan de Videla, Comandante de Armas y Subdelegado de la Real Hacienda visita el paraje y notifica al Gobernador Intendente de Córdoba Marqués de Sobre Monte sobre la conveniencia de fundar una villa en esta zona, fundamentando su pedido en la belleza del paisaje y vistas, el agua de excelente calidad, la existencia de capilla y el afincamiento de más de 60 vecinos.

Entre los vecinos que atestiguaron las ventajas de formalizar la fundación se cuentan a Don José Rodriguez, Santiago Romero, Vicente Muñoz, Francisco Gallardo, Manuel Vieyra, Nolasco Vidal y Jose Alaniz.
El 1º de octubre de 1796 Sobre Monte ordena la fundación a través del siguiente decreto :
“Visto este expediente formado con el objeto de erigir una villa útil, en el paraje hasta aquí conocido como “La Piedra Blanca”, jurisdicción de San Luis de Loyola, procédase a la formación del pueblo, titulándose desde ahora la “Villa de Melo”, en justa memoria del Excelentísimo Señor Nuestro actual Virrey Don Pedro Melo de Portugal....”
Así nació el pueblo, con el tiempo el nombre se deforma transformándose en Villa de Merlo.

Francisco Regis Becerra, primer párroco de Renca, presidió la ceremonia religiosa de fundación del nuevo pueblo en el Paraje de Piedra Blanca. Acompañados por el clérigo Presbitero Becerra, el Comandante de Armas Juan de Videla y los vecinos se reunieron esa mañana del 1º de enero de 1797. Fue en la puerta de la Capilla de Nuestra Señora del Rosario donde se leyó el auto de fundación emanado del Gobernador Intendente Don Marqués de Sobre Monte. El pequeño Ignacio, hijo de Juan de Videla de tan solo 5 años (que años mas tarde resultaría Gobernador de San Luis) fue quien sacó de una bolsa de tafetán morado el nombre del santo que se designaría como patrón del nuevo pueblo. Le correspondió a San Agustín, a quien se procedió a aclamar “Viva el Rey nuestro Señor, y nuestro Santo Patrono el Señor San Agustín”.

En la actualidad los turistas pueden recorrer estos lugares históricos y descubrir, plazas, calles, barrios, arroyos con los nombres de estos ilustres personajes que hace unos 300 años comenzaron a forjar la historia de este pujante y encantador pueblo.

CALENDARIO DE RESERVAS.
REALICE SU RESERVA DESDE AQUÍ
+info